Diputadas y diputados del Frente de Todos al gobernador Omar Gutiérrez

 In Gestión Diputada

Las y los Diputados del Frente de Todos nos dirigimos a Ud para solicitarle su urgente intervención ante una situación muy grave y repudiable que sufrió una docente de la ciudad de Neuquén, quien denunció malos tratos, abuso de autoridad y violencia física por parte de efectivos policiales. Hemos recibido en nuestro bloque otras denuncias relacionadas con una errónea interpretación de las normas dispuestas, por parte de efectivos policiales, que requieren permisos de circulación a personas que van a realizar las compras o al cajero automático.
Este parece ser el caso de la maestra Giselle Kler, quien fue violentada cuando volvía a su domicilio. Entendemos que se deben realizar las actuaciones necesarias para que se aclare este hecho y además que las fuerzas de seguridad reciban instrucciones correctas y precisas.
Le reproducimos el texto de la denuncia realizada por la maestra, que seguramente la Justicia investigará, pero más allá de eso le solicitamos actúe con prontitud, dentro de sus competencias, para que se investigue lo ocurrido y se eviten hacia adelante nuevos hechos de violencia inaceptables en la vida democrática.

Ayelén Gutiérrez, Soledad Martínez, Teresa Rioseco, Lorena Parrilli, Soledad Salaburu, Mariano Mansilla, Sergio Fernández Novoa, Darío Peralta y Gonzalo Bertoldi.

«Denuncia de abuso de autoridad y violencia por parte la policía neuquina a una maestra»

Mi nombre es Kler Giselle, soy docente de la escuela 280, madre de un niño de 4 años y ciudadana de Neuquén capital.
El día de ayer sábado 11/04 cerca de las 11 hs salí de mi casa para ir al cajero, comprar alimento para mi familia y mi mascota. Me subí a mi auto, llevaba el barbijo y me dirigí al cajero más cercano que es a 20 cuadras de casa (combate de San Lorenzo y San Martin). Cuando estaba volviendo hacia mi hogar a tres cuadras del mismo, por calle San Martin y Rodhe había un control policial. Me pararon y me pidieron un permiso para circular, por lo cual respondí que no tenía cierto permiso y que no necesitaba ese permiso para ir al cajero y mercado de la zona. El oficial insistió en que tenía que tener tal permiso y me pidió que le muestre la documentación del vehículo. Le mostré lo que me pidió y volvió a insistir con el permiso. Le respondí que evidentemente él no tenía bien la información al respecto del protocolo y por esto le solicite que me dejara ir a mi casa que estaba a tres cuadras. El oficial me dijo que aguarde en el lugar y llamó a otro oficial, este llevaba un uniforme distinto y de color negro (aclaro esto porque fue el abusivo principal de la escena y era un oficial de la metropolitana) me dijo que me iban a secuestrar el auto, obviamente me negué rotundamente sin acceder a bajarme del vehículo. Le dije: «ustedes no me pueden secuestrar él auto porque no estoy infringiendo ninguna ley, estoy a tres cuadras de mi casa, tengo el barbijo y no necesito ningún permiso» Evidentemente esto fue suficiente para que los oficiales perdieran el control y se obsesionaran en que me iban a llevar el auto. Frente a la actitud agresiva de la policía, decidí que no iba a bajar del vehículo pero él oficial de la metropolitana abrió la puerta de mi lado y por encima mío, tocando mi cuerpo se metió, arrancó la llave del tambor de encendido del auto (el cual estaba en marcha) y las revoleo arriba del techo del auto, en ese momento decidí bajarme para intentar agarrar la llave. En el mismo instante este oficial se me abalanzó impidiendo que yo llegue a alcanzarla y volvió a revolearla hacia la calle. Es importante aclarar que a partir del accionar de ese oficial empecé a sentir miedo y lo perplejo del asunto me superaba. Le pedí a este oficial que se identifique pero me ignoro totalmente, entonces les pedí al séquito de oficiales que estaban y los que seguían llegando que me informarán el proceder y les reiteré que no podían llevarse mi auto pero esto, no importaba. Le aclaré en varias oportunidades a este hombre que no podía tocarme cosa que también hizo, le dije que era un abusivo y que estaban todos ellos, oficiales masculinos abusando de su poder con una sola mujer y que no entendía para que seguían llegando tantos más policías. Les pedí que se identifique el jefe del operativo que iba a hacerse responsable de este accionar y aparece de no sé dónde un sujeto identificándose como oficial Benítez de la comisaría 16. El policía Benitez me dijo que me iban a demorar por desacato a la autoridad, al instante llegó otro patrullero pero con oficiales femeninas. Una de las policías femeninas se me acercó y me pidió que me dé vuelta con las manos detrás para esposarme, por lo que me negué diciéndole «no es necesario puedo caminar hasta la camioneta», ella no escuchó y me volvió a pedir que me girará, le pregunté si podía sacar cosas de mi auto (yo había salido a hacer las compras así que en el auto estaba la mercadería, que aún sigue ahí por cierto, cuando vi las bolsas, en el torbellino emocional que sentía en el momento pensé, me van a llevar demorada y yo, sola voy a estar con las bolsas de las compras?? Así que solo agarre las llaves de mi casa). Ahí apareció otro oficial y me entregó por fin la llave de mi auto, cuando intenté cerrarlo me di cuenta que la llave estaba doblada (porque el oficial de la metropolitana que me había arrebatado previamente, en su atropello forzoso dobló la llave). Lo miré indignada a este oficial Benítez y le dije: «tu compañero en su arrebato me dobló la llaves del auto ¿Quién se va a hacer cargo de esto? y por ende no estaría entrando en la cerradura mirá,». El policía con toda su impunidad me dijo: «¿quién te la dobló?, la llave no está doblada», me la sacó de la mano y la metió forzosamente en la cerradura diciéndome: «¿Viste, no está doblada?» Mientras eso pasaba la oficial me esposó una mano, y yo le decía: «pará que tengo que guardar las llaves en la riñonera!» la oficial me respondió que ya me habían explicado demasiado y que ahora tenía que obedecer. Yo tenía en una mano las llaves de mi casa, en la otra la del auto y la oficial me había esposado una mano mientras me tironeaba para esposar la otra. Luego de lograr su cometido me pidió que avance y me meta en la camioneta. Yo estaba totalmente inmovilizada, me dejé llevar por esta oficial, pero no me metió adentro de la camioneta, me empujó hacia la caja del patrullero y ahí me puso boca abajo y ella arriba mío. Necesito aclarar acá que todo esté accionar sucedió sin que yo tenga mi barbijo puesto, porque había quedado dentro de mi auto y no solo eso sino que la caja de esa camioneta era un asco. A esto se suma que al lado de mi cara tenía la bota de la oficial oliendo a cuero), de esta manera arrancaron arando la camioneta como si llevarán en la caja del patrullero a un narcotraficante.
Llegamos a la comisaria y le pedí en dos oportunidades a la mujer policía que me quite las esposas, ella se negó. En ese momento apareció un oficial que estaba de turno, supongo que para esto ya eran más de las 13hs. Este oficial empezó a tomarme los datos, yo estaba muy afligida y llorando le iba respondiendo cuando me preguntó de qué trabajaba, le respondí: “soy maestra” en ese mismo momento este oficial le pidió a la policía que me quitara las esposas. Estoy mareada porque la verdad no sé con cuántos oficiales hablé ni cuántos me manipularon de un lado a otro y no todos tenían barbijo y la verdad es que todo el tiempo me expusieron.
A los pocos minutos se acercó otra oficial femenina de la comisaría donde me habían llevado y le pidió al policía que me tomara los datos, que yo tenía que declarar todas mis pertenencias para ingresarme al calabozo. Cuando escuché esto le pregunté: ¿»porque me van a meter en un calabozo»? otro oficial sacó su celular y me enfocó, le pregunté «¿que estás haciendo?» Y me respondió «te estoy sacando una foto para que quede registrado en qué estado entras» al escuchar esto lo único que atiné a hacer es llorar mucho. Luego llegó otro policía que dijo que no me iban a meter en el calabozo, que pasara a la sala de espera, ya que tenían que esperar el informe de los oficiales que habían realizado el operativo y luego me soltarían. Pasado unos 40 minutos la sargento oficial del lugar me entrega un acta por triplicado para que firme dónde me notifican de las dos causas penales imputadas (infracción al decreto provincial n° 478 artículo I y II por no utilizar protección facial. Violación al artículo n°205…)
Firme este papel y les pregunté si realmente existe ese permiso para ir a comprar al mercado? Por lo que respondieron que «no».
Inmediatamente me dirigí hacia la otra comisaría 16 para averiguar dónde estaba mi auto porque nadie me sabía dar ese dato y necesitaba saber la identidad de los policías actuantes durante ese operativo abusivo. En esa comisaría, me atendió el jefe comisario «amable» pero sarcástico entre tantas cosas que me dijo me ofreció llevarme en un móvil el lunes hasta el sitio donde está mi auto porque con mi cara de histérica me voy a pelear con todos y me va a ir peor…
Yo la verdad es que necesito primero hacer está denuncia pública para que quede en evidencia el accionar de la policía que supuestamente están para cuidarnos únicamente nos exponen y no importa quién sea evidentemente tienen pase libre para hacer y ejercer violentamente su poder. También quiero recuperar mi auto (que todavía esta secuestrado) y que me exculpen de los cargos arbitrarios que me imputaron y quiero que esos policías que están hoy trabajando con este proceder sean responsables de los daños y perjuicios que me hicieron. Pido a toda la comunidad que denuncien cualquier abuso de esta índole y que no estamos solxs ni tampoco en un estado de sitio.. Kler Giselle
DNI 32778857”

Recent Posts
Contacto

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt