La ley de carrera sanitaria fue puesta en agenda por el oficialismo que hoy la rechazó

por admin
110 Vistas

Lo destacó la diputada Soledad Martínez del FdT, en el marco del tratamiento al despacho consensuado entre SIPROSAPUNE y la cartera de Salud. Remarcó que, lejos de lo que sostuvo ATE, la ley no afecta derechos conquistados por trabajadores y trabajadoras

La Comisión de Legislación de Asuntos Laborales recibió hoy a la dirigencia de ATE que expuso su rechazo al proyecto de carrera sanitaria, y puso a consideración el despacho trabajado desde hace meses por una comisión especial , creada a tal fin, y consensuado entre SIPROSAPUNE y autoridades de salud de la provincia. Dicho despacho fue rechazado por 8 votos del MPN y sus aliados, el diputado Mansilla, Avanzar y el FIT, fue apoyado por Sergio Fernández Novoa y Soledad Martínez del FdT y Ayelén Quiroga de NCN.
La diputada Martínez sostuvo en el marco de la discusión que “… es mentira que con esta ley se afectan derechos conquistados por los trabajadores y trabajadoras”. “Resta discutir la constitucionalidad del artículo primero en su momento, aseveró, pero el control de constitucionalidad no depende ni de los sindicatos ni de la Legislatura, depende del Poder judicial, con lo cual lo que se discute en este ámbito son posiciones”.
Aclaró la legisladora sobre el camino hecho por el proyecto, que el mismo se discutió con las autoridades de salud de la provincia a instancias de la iniciativa del oficialismo, que convocó a los profesionales en el marco del conflicto de salud. El proyecto se presentó a fines del año 2018 luego de que la Legislatura aprobara, con una mayoría muy ajustada, el convenio colectivo de salud defendido por ATE.
Destacó que el conflicto de salud de este año, que desnudó el proceso de transferencia de recursos del sector público al privado, falta de política pública para sostener al sistema y los déficit generados por el CCT, puso en evidencia las situaciones a resolver por la provincia en materia de salud. Esta ley es una contribución a la resolución de parte de ese conflicto.
“Pretender inhabilitar la discusión agraviando y descalificando tiene muy poco que ver con prácticas democráticas que ATE debería favorecer”, señaló Martínez, por lo que abogó por “ lograr una forma diferente de relacionarse con las representaciones sindicales, no hay camino de soluciones si la única lógica es la del agravio”.

También te puede interesar